Cuánto cuesta y cómo ahorrar en una Primera Comunión

Se acerca mayo, mes de las Primeras Comuniones, y miles de hogares españoles están en pie de guerra. Las calculadoras echan humo y los lapiceros emborronan páginas y más páginas con cientos de cuentas. Y es que, en plena crisis, la celebración de una Primera Comunión puede ser la gota que colma el vaso.

Pero, ¿Cuánto cuesta una Primera Comunión? Y, lo más importante, ¿cómo ahorrar en la celebración? Descúbrelo tras el salto…

¿Cuánto cuesta una Primera Comunión?

Según un estudio de la OCU el coste de una primera comunión entre ropa, complementos, comida, recordatorios de comunión, fiesta… asciende hasta los 3.600€ y puede llegar a la friolera de 6.000€ en función del número de invitados. No es una boda, desde luego, pero al contrario que en una boda, a quienes pagan la factura no les queda siquiera el consuelo de recuperar el dinero invertido con los regalos de primera comunión.

Desde el primer paso hasta el último, cada fase de una primera comunión conlleva un gasto. Saber controlar ese gasto, ver qué cosas son superfluas y cuáles no, es labor de los padres. A fin de cuentas, los invitados optarán por hacerle regalos al niño y aun en el caso de que le regalen un sobre con dinero, ese dinero será para él, no para sus padres, que son quienes organizan fiesta.

 

4.000€ por una fiesta de comunión, ¿cómo es posible?

Es posible si tenemos en cuenta que un traje de marinero para él no baja de los 200€ y va subiendo a medida que el traje sube en el escalafón, de modo que el traje de almirante ronda los 400€. En el caso de que quien celebre la comunión sea una niña, los precios son aún más altos: el vestido de organdí oscila entre los 300 y los 600€.

Y a estos precios, tanto los del niño como los de la niña, aún hay que sumarles los complementos: zapatos, rosarios, biblias nacaradas. Por eso muchos padres están optando por no comprar esos trajes a sus hijos sino alquilarlos aprovechando las ofertas de trajes de alquiler que cada vez se encuentran más a menudo estos días en escaparates, en revistas, en internet…

Hay que tener en cuenta que los familiares más cercanos como padres y hermanos también estrenan ropa ese día, y que todo sale de las mismas cuentas de ahorros.

 

Qué acciones tomar para ahorrar en el banquete de comunión

El banquete de comunión que sigue a la celebración en la iglesia es, con toda seguridad, el gasto más alto que deben afrontar quienes decidan celebrar la fiesta por todo lo alto. Los menús pueden rondar entre los 50 y los 150€ el cubierto.

Saber escoger el restaurante apropiado, por tanto, será lo más importante si queremos que la celebración nos salga los más económica posible. Si está en las afueras (o en algún pueblo cercano) es posible aunar un precio más barato que en la ciudad, con la posibilidad de zonas de juego al aire libre para los pequeños.

Hay que tener en cuenta que, en caso de carecer el restaurante de zona de recreo protegida, será necesario contratar algún tipo de espectáculo después de la comida para divertir y entretener a los niños. Esto será otra fuente de gastos.

 

Recordatorios y tarjetas de primera comunión

Es cosa habitual que a los invitades se les regale un obsequio, de forma análoga a lo que se hace en bodas y bautizos. Puede tratarse de una bandejita de plata, de una figurita, de una fotografía… Y en función de lo que se trate, su precio puede partir de los 3 o 4€ (figurita con foto del niño con el traje) hasta cifras astronómicas.

En cualquier caso, este será un importe que, igualmente, deberemos multiplicar por el número de comensales.

Y a todo esto, hay que sumarle también la posibilidad de contratar un fotógrafo o un videógrafo para que le haga al protagonista un reportaje con el que recordar siempre el día de su Primera Comunión.

 

Consejos para ahorrar en la Primera Comunión

Hay que afrontar la realidad: este año, muchas familias no podrán afrontar el gasto que supone la celebración de la primera comunión, y que es casi el de una boda. Tocará apretarse el cinturón y buscar mil y una maneras de ahorrarse unos euros en cada etapa.

¿En la del traje? Alquilándolo o usando el del hermano mayor o el de un familiar que celebró la comunión el año anterior.

¿En el banquete? Intentando hacerlo al aire libre con un servicio de catering, o minimizando el número de invitados, buscando siempre el mejor precio.

¿En los recordatorios? Haciendo los padres la foto, imprimiéndola en tiendas especializadas (les costará unos céntimos en lugar de euros) y encargando las figuritas directamente al proveedor, sin pasar por la tienda.

¿En el reportaje? Haciendo ellos mismos las fotos, pidiendo después las fotos que hayan podido hacer los invitados y montando un libro de recuerdo en servicios de autoedición por internet, lo que les costará 20€ en lugar de 200€.

Y así, una tras otra, pueden surgir mil ideas para ahorrar en una Primera Comunión. Aquí hemos sugerido tan solo cuatro, pero cada caso es un mundo, y cada familia debe buscar su propia manera de ahorra sin que una ceremonia tan importante para nuestros hijos quede deslucida.




¿Te ha resultado útil este artículo? ¡Síguenos en Facebook!


Este artículo tiene todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso de Consejos-Y-Trucos.com o de su autor.