Ir en bici por Madrid, ¿realmente peligroso?

Cuando alguien se plantea la posibilidad de utilizar la bicicleta en sus desplazamientos por Madrid, en seguida salen a la luz los prejuicios y las ideas preconcebidas: que es peligroso, que Madrid no está pensada para la bici, que hay demasiadas cuestas… Sin embargo, ¿es esto realmente cierto?

Mito 1: Madrid no está pensada para ir en bici

Madrid no está pensada para ir en bici, ni Santander, ni Barcelona, ni Sevilla, ni Amsterdam. Las ciudades van creciendo adaptándose a las necesidades de su momento, y dado que las bicicletas son un invento relativamente reciente (la primera bicicleta con transmisión de cadena data 1885), está claro que los núcleos urbanos no están pensados para las mismas.

Sin embargo, las bicicletas se pueden adpatar a cualquier entorno: tanto calzadas como aceras. No es necesario construir carriles bici para que éstas puedan desplazarse por una ciudad. Por tanto no se puede decir que “Madrid.no está pensada para ir en bici” ya que tampoco lo está para ir en coche

Mito 2: Ir en bicicleta por Madrid es peligroso

Este es uno de los mitos más comunes, pero, ¿es cierto? Si el ciclista utiliza el sentido común, se hace notar y sigue unas cuantas normas de circulación, el peligro de ir en bici desciende drásticamente.

La aceleración de salida de una bicicleta en llano es siempre superior a la de un coche o un autobús. Una bicicleta tarda mucho menos en ponerse en su velocidad de crucero (unos 20 km/h) que un automóvil.

Mito 3: En Madrid hay demasiadas cuestas para ir en bici

En efecto, en Madrid hay cuestas, pero afortunadamente las bicicletas cuentan con marchas para poder sobrellevarlas del mejor modo posible. Gracias a ellas, es posible subir casi cualquier cuesta de Madrid a buen ritmo, y en caso de no ser capaz, siempre se puede dar un rodeo de manera que la subida sea más llevadera.

Por otra parte, el hecho de que en Madrid haya “muchas cuestas” implica también que hay muchas cuestas abajo, ratos en los que se deja de pedalear mientras la bici mantiene la velocidad o acelera por sí misma.

En cualquier caso, para luchar contra las cuestas también existen las bicis eléctricas. Las bicicletas eléctricas cuentan con un motor con batería que entra en funcionamiento para auxiliar al pedaleo, de manera que el ciclista pedalee cuesta arriba con tanta facilidad como lo hace en llano, manteniendo la velocidad.

Conclusión: Si quieres ir en bici por Madrid, que nadie te frene

Estos son sólo algunos de los mitos que rodean al movimiento en bicicleta por la capital de España. Por fortuna, cada vez son más los que día a día reivindican con sus bicicletas y su ejemplo el derecho que tienen por ley a utilizar las calzadas de Madrid, el mismo derecho que tiene un automóvil, un autobús o una motocicleta.

Cabe recordar también que la velocidad media de una bicicleta en el centro de cualquier gran ciudad es exactamente la misma que la de que cualquier otro vehículo (los coches y motos simplemente llegan antes al siguiente semáforo en rojo), pero a diferencia de esos otro vehículos fomenta el ejercicio sano y conlleva grandes ventajas para todos, ciclistas y peatones: no hace ruido, no deja sordo a nadie con su claxon, no despide nubes de humo contaminante y ayuda a crear unas ciudades más sanas y libres de estrés.





¿Te ha resultado útil este artículo? ¡Síguenos en Facebook!


Este artículo tiene todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso de Consejos-Y-Trucos.com o de su autor.