Una Primera Comunión cuesta 3000 euros. Consejos para ahorrar

kindle-paperwhiteUn informe de la UCE revela que organizar una Primera Comunión cuesta 3000 euros de media, y aconseja ahorrar en gastos como el banquete, tarjetas e invitaciones para evitar los créditos al consumo.

3000 euros, medio millón de las antiguas pesetas, ése es el gasto medio que deberán asumir los padres cuyos hijos celebren la Primera Comunión en 2011. Ésta al menos es la cifra que ha arrojado la Unión de Consumidores de Palencia (UCE) en un comunicado.

Un gasto que, sin duda, queda fuera del alcance de muchos, que ven cómo un rito tan importante como la Primera Comunión de su hijo o hija pone en serio peligro la economía doméstica.

Comparar precios, vital para ahorrar en la Primera Comunión

En tal tesitura, la UCE aconseja a los padres evitar las prisas de última hora y analizar con sumo cuidado las diferentes ofertas y precios, comparando siempre los servicios y los costes que llevan asociados, “sin dejarse llevar por el consumismo”.

Otras formas de ahorrar dinero en la celebración de la Primera Comunión son las que se detallan a continuación.

Descargar tarjetas e invitaciones de Primera Comunión para imprimir gratis en casa

Dado que la celebración de la Primera Comunión constituye hoy en día un acto al menos tan “social” como “religioso”, es comprensible que se quiera invitar al mayor número de amigos y conocidos al evento. Esto dispara el coste no solo del banquete (de lo que se hablará más adelante), sino también de los servicios de imprenta.

Para ahorrar en lo posible en este aspecto, lo ideal es recurrir a las plantillas para tarjetas e invitaciones de Primera Comunión con las que, en el ordenador del hogar, se pueden diseñar tarjetas de diferentes formatos para después imprimirlas y enviarlas a los series queridos.

Tampoco hay que olvidar la posibilidad de enviar las invitaciones por correo electrónico o incluso facebook.

Trajes de marinero o almirantes para niños de Primera Comunión

Según afirma la UCE en su comunicado, el clásico traje de marinero o almirante que tradicionalmente visten los niños el día de su Primera Comunión cuesta entre 200 y 270 euros. Dinero al que hay que sumar los complementos y accesorios como:

  • Muda
  • Calcetines
  • Guantes
  • Biblia
  • Zapatos
  • Reloj

Que pueden llegar a sumar casi 300 euros más a los 250 anteriormente mencionados.

Trajes de Primera Comunión para niña, más de 300 euros

Más caro que el clásico traje de marinero para niños es el vestido de Primera Comunión de las niñas. Para ellas, el coste medio sólo del vestido asciende a los 300 euros, a los que hay que sumar los mismos complementos que en el apartado anterior, pero a los que además se añade:

  • Diadema
  • Pulsera
  • Anillo
  • Pendientes

Con lo que el gasto es aún superior.

Ahorrar en el traje de marinero o el vestido de Primera Comunión

Sin duda éste es uno de los apartados clave a la hora de ahorrar en la Primera Comunión.

Tanto en el caso de la niña como del niño, lo ideal es dejar a un lado los tradicionales trajes de marinero o vestidos de fiesta y optar por ropa de calle, más elegante de lo habitual, por supuesto, pero bastante más barata y, sobre todo, reutilizable más adelante.

En el caso de que el niño o niña insistan en el traje de Comunión, se puede optar por trajes y vestidos en tiendas de segunda mano, ahorrando de este modo casi un 50 %.

Reportaje fotográfico y de vídeo de Primera Comunión, mejor un familiar

En su informe la UCE ha advertido también que numerosas familias están prescindiendo cada vez más en los últimos años del reportaje de foto o vídeo hecho por encargo.

Hoy en día que todo el mundo tiene cámaras digitales y teléfonos móviles capaces de hacer fotos y vídeos de gran calidad, dejar que sean los propios invitados quienes hagan el reportaje de forma espontánea es sin duda una excelente forma de ahorrar dinero en la celebración de la Primera Comunión.

Alguno teléfonos incluso, como el iPhone 4, pueden editar vídeo en alta definición desde el propio terminal.

Los regalos de Primera Comunión, como aprovecharlos para ahorrar

Por mucho que una Primera Comunión sea un acto social, no se puede dejar de lado su aspecto religioso. Un aspecto éste que está reñido por definición con el consumismo que rodea a toda celebración social y que hace que el niño o niña protagonista de la celebración pierda de vista cuál es el principal motivo de fiesta.

Como es sabido, un número elevado de regalos pone en riesgo el sentido de perspectiva, haciendo que éstos se valoren mucho menos.

Por ello, es aconsejable que el niño tenga un regalo, uno solo, pero que sea uno que realmente quiera y para eso lo mejor es pedir a los invitados que regalen dinero al niño para pagar ese regalo.

De este modo, el remanente puede guardarse en una cuenta a nombre del niño o niña que ha celebrado su Primera Comunión , o bien invertir el dinero sufragar en parte los gastos de la celebración.

Esto, además, puede hablarse con anterioridad con el niño, haciéndole partícipe de la decisión de hacer una Primera Comunión por todo lo alto pero con regalos, o una más modesta y con regalos. De este modo, además, se fortalece la sensación de madurez e independencia del niño o niña, que tras su Primera Comunión tiene que comprender que ha atravesado una puerta: la puerta de la responsabilidad que lo lleva a ser parte de pleno derecho (y deberes) de la Iglesia y de la sociedad.





¿Te ha resultado útil este artículo? ¡Síguenos en Facebook!


Este artículo tiene todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso de Consejos-Y-Trucos.com o de su autor.